Selectividad: mucho temario, poco tiempo

   En estos días está habiendo una ola de pánico e inquietud entre los jóvenes de 17-18 años (o incluso más mayores). Algunos no pueden ni comer, otros tiemblan, otros padecen de insomnio... Y otros simplemente están relajados. Los expertos indican que unos robots autómatas clavan sus pinzas de metal en el cerebro de los jóvenes y les inyectan todo tipo de sabidurías universales, pero que a la vez se alimentan de su vida social. Este fenómeno, que al parecer se repite cada año, es debido a la selectividad: unidad de selección que se hace para adentrarse en la madre nodriza de los robots, la Universidad. CHAN CHAN CHAAAAAAAAAN.

   Bueno, bueno, bueno... Después de esta pequeña introducción a lo presentadora de un fenómeno extraterrestre, vengo a hablar sobre un tema del que, últimamente, se está hablando mucho. Lo escogí después de ver un vídeo de Curricé en el que destripaba la selectividad y todo lo que tiene que ver con la época de exámenes en la que te tienes que tomar ochenta tilas para relajarte y debes empollarte un curso entero sobre las materias de las que te examinas para luego vomitarlo todo en una hora y media por materia. Una mojón, vamos. (Más abajo pondré el vídeo de Curricé para que le echéis un vistazo, si no lo habéis hecho ;))

   El caso está en que el mes que viene, al menos que yo sepa, ya empieza la sele. Y, por mucho que los que ya la han pasado digan que está chupado, NO ESTOY MENOS PREOCUPADA. Vale que en mi caso no necesito una nota alta para entrar a la carrera que quiero (Inglés :3), pero eso no quita que los que necesitan un 12 para entrar a medicina no se puedan estresar al pensar que en unas dos semanas van a necesitar fuerzas extra para hacer, posiblemente, ocho exámenes (12h de examen o, lo que es lo mismo, 720 minutos O.o), con las horas mal repartidas y, sobre todo, inquieta porque no sabes qué tema de los tropecientos que te has estudiado va a caer. Por otro lado, segurísimo que no es lo mismo un examen hecho en Barcelona que en Valencia o así; la dificultad es diferente. Reconozcámoslo. Tengas que tener más o menos exámenes para sacar menos o más nota no importa. La mayoría estamos cagados por lo que nos va a entrar, información que guardan como si fuera unos datos confidenciales del FBI o de la NASA; aunque cuando estés allí se te pasen todos los nervios o simplemente te de un patatús :D ¡¿Cómo quieren que me estudie todo un curso entero de cada materia?! ¡¿Estamos locos?! Pero supongo que es el precio que hay que pagar si queremos ser "universitarios".

   Oh, qué potito *-* JEJEJEJEJEJEno

   Si pusieran las notas de corte o te aceptaran en la universidad a partir de la media que sacas en bachillerato, todo sería más fácil. A pesar de que así lo más seguro es que no cabría ni Dios en las aulas.

   Bueno, aquí adjunto el vídeo:


   ¡Ariós! <4

Comentarios

Entradas populares de este blog

20 Series Tag

Take on the World

Follow You