Reseña #4 Kingsman: The Secret Service








Título original: The Secret Service
Publicado: 11 Abril, 2012
Autor: Mark Millar
Ilustrador: Dave Gibbons
Cover artist: Dave Gibbons
Idioma: Inglés






    Hoy me apetecía hablar de una serie de cómics que llevaba mucho tiempo queriendo leer: The Secret Service, más tarde titulada Kingsman: The Secret Service debido a la película que dio vida a los personajes en 2015. Presenta la historia de un importante espía del servicio secreto británico, Jack London, que recluta a su sobrino Gary, un chaval pandillero de los bajos fondos, para que siga sus pasos como espía y así darle un futuro mejor alejado de las malas influencias. Es una serie de seis cómics ligera de leer que puede llegar a dejar con ganas de más, a pesar de que el espacio-tiempo está bien definido y dé la sensación de que han pasado los años.

    El hecho de que se retome el tema de los espías y que se haya adaptado al estereotipado gentleman provoca una sensación de familiaridad singular, y también unas risas. Yo encontré ese sentimiento de familiaridad más potente, ya que cuando empecé a leer volví al pasado, y me vi a mí con siete años jugando con (por aquel entonces) mi mejor amiga a que nos enterábamos de que nuestros padres eran espías y nos metían en una academia para seguir con el legado. Gracias a que esa tarde se nos ocurrió meternos debajo del escritorio de mi habitación y empezar a imaginar un orfanato, descubrí que mi vocación era escribir y ser guionista. Supongo que esta es una de las razones por las que The Secret Service me atrapó tanto. Eso y las ilustraciones del conocido Dave Gibbons (Watchmen).

    Por otro lado, me parece que se puede leer sexismo entre líneas. Por ejemplo, hay una parte en que se explica que para ser un verdadero espía se tiene que conquistar a las mujeres diciéndoles lo que quieren oír y, en resumidas cuentas, tratándolas como trofeos. Si tenemos en cuenta que la serie fue publicada en el 2012 creo que es bastante chocante que se siga pensando así; sin embargo, entiendo que ser un "galán" forme parte de la personalidad de un gentleman, ya que así ha sido toda la vida, y así nos presentan a espías como James Bond. Sin ese "toque", el cómic perdería parte de la esencia que acompaña a John London (y probablemente no pasaría lo que pasa allá por el final de la serie, ejem).
     
     Dejando a un lado la personalidad de los gentlemen, es muy buena idea incluir en un cómic sobre espías el tema de la globalización y las nuevas tecnologías. Los tiempos han cambiado, y los malos, también. Ahora están más informados (y, por ende, más perturbados) y emplean otro tipo de artimañas para dominar el mundo o crear uno mejor (tienen lo que me gusta llamar «El Síndrome de Light Yagami»).

    Para acabar, la película se parece al cómic solo en la superficie, pero no por eso deja de ser una entretenida, del mismo modo que lo es el cómic.


NOTA:


Comentarios

Entradas populares de este blog

20 Series Tag

Take on the World

«Just be who you are»